Si nos remontamos a la “época de la nada” sin intenciones de anhelos de otras vidas, encontramos la historia de un foco actual en nuestra sociedad: el consumo de marihuana. ¿Podría ser coincidencia que un cuerpo estéril, sin ningún signo vital, haya estado rodeado de semillas carbonizadas de cannabis dentro de túmulos (sepulturas antiguas de piedra y tierra que se elevaban sobre tumbas)? Pues, coincidencia o no, somos parte de esa tierra o ‘de un demonio natural’.

Estas semillas fueron encontradas luego de 3000 a.C. Y aunque parezca paradójico, cuando había menos evolución en todos los sentidos, la intuición era más poderosa que los miedos, y la utilizaban en China como medicamento. Incluso, en Estados Unidos era como tener pan caliente todos los días. Era algo tan normal como lo es ahora demonizar su uso. Entonces, ¿qué fue lo que pasó? ¿en qué momento la naturaleza se volvió criminal?

Esas interrogantes fueron aclaradas gracias al interesante artículo de National Geographic: “Marihuana entre la ciencia y el prejuicio” que nos sirvió como fuente para hacer este reportaje sobre la fiebre verde, como es llamado el actual auge del consumo medicinal de la marihuanamarihuana efectos y que ha traído gran revuelto en la publicidad, que mala o buena, resulta trascendental. Ese morbo que produce el peligro y que podría ser explicado por expertos en psicología con la simple frase: Dime lo que prohíbes y te diré qué haré.

Vivek Murthy, reconocida personalidad en el área sanitaria de los Estados Unidos, aceptó con paréntesis escasos que esta hierba “algo bueno debe de tener en el tema salud”. Además de la sonrisa constante que produce, el zen que sientes alcanzar en tu mente y el hambre voraz que ocasiona, hay unas consideraciones importantes que este Siglo debe conocer sin tabúes prehistóricos y con una simple pregunta: ¿Qué nos quiere decir la tierra?

La marihuana nos habla

Para el año 1963 hubo un valiente químico, Raphael Mechoulam, el único atrevido científico que apostó su imagen en el estudio de esta planta, cuando ninguno de sus colegas quiso tildarse ante la opinión pública con semejante ilegalidad.

Bien, era claro que se habían hecho estudios de otras drogas, como la extracción de morfina del opio (1805) y en las hojas de coca de la famosa cocaína (1855); lo que aún se mantenía en desconocimiento era los componentes de la marihuana; verdades que fueron reveladas por Mechoulam.

marihuana cienciaEste abuelo de 84 años, defensor acérrimo de los componentes médicos del cannabis, asegura, paradójicamente, que nunca la ha fumado y tampoco está a favor de la legalización en su uso recreativo.

En sus estudios alerta a los jóvenes sobre el consumo prolongado de la marihuana con altas dosis de THC, está a favor del uso medicinal (por algo existen 20 000 pacientes con la autorización para consumirla) pero baja la cabeza cuando le mencionan el consumo recreativo… ¿Por qué? Aquí nos explica:

  • Si un cerebro está en desarrollo modifica su normal crecimiento
  • A largo plazo produce ataques y ansiedad
  • Puede aparecer en el consumidor síntomas de esquizofrenia, si tiene antecedentes genéticos

El cannabis nos manda unas sustancias llamadas endocannabinoides, que según los estudios de Mechoulam, son muy similares a los producidos en el cuerpo humano: endorfinas, serotonina y dopamina, que influyen en el equilibrio, el movimiento, la memoria, entre otras cosas.

El químico comenta para National Geographic:

Bien podemos llegar a descubrir que los cannabinoides están involucrados de alguna manera con todas las enfermedades humanas.

El cannabis y la cura del Cáncer: ¿Mito o realidad?

cannabis medicinal

Hacer pruebas médicas con animales es una práctica legendaria que le ha traído grandes avances a la ciencia y notorias soluciones existenciales a los seres humanos, como son las enfermedades. El cáncer y la marihuana son dos temas que han copado los medios de comunicación y han dejado intrigada a gran parte de la sociedad. ¿Qué hay de cierto en que esta droga acaba con la penuria de nuestro mal actual?

Un bioquímico, llamado Manuel Guzmán, explicó y mostró al periodista Hampton Sides cómo un tratamiento durante una semana con THC logró desaparecer un tumor cerebral humano en una rata. Guzmán, quien lleva 15 años haciendo este tipo de estudios aseguró que al menos en un tercio de las ratas los tumores se eliminaron y en el otro tercio se redujo.

Pero… Una rata no es un ser humano.

Si bien los resultados con ratas han sido sorprendentes, aún se desconoce si este tratamiento es factible para una persona que sufra de esta enfermedad. Lo que sí es seguro es que esta planta da el derecho al olvido, ayuda a superar traumas o vivencias dolorosas que la mente necesita olvidar.

Guzmán advierte que además de ayudar a la no propagación de tumores en ratones, por otro lado también proporciona sentimientos suicidas. Pero, retomando el tema de los humanos, el bioquímico nos da una esperanza:

¿Ayudará el cannabis en la lucha contra el cáncer? “Tengo la intuición -señala- de que esto es real”.

¿Qué produce en el cuerpo humano?

marihuana cuerpo humano

Hemos hablado de los dos usos de la marihuana: médico y recreativo, pero aún no sabemos qué produce en nuestro cuerpo para combatir algunas enfermedades o en su defecto, qué genera cuando se está completamente sano.

En el caso medicinal:

Glaucoma: reduce de manera notoria la presión en el ojo, sin los ya conocidos efectos secundarios.

Esclerosis múltiple: mejora los espasmos musculares y controla el dolor.

SIDA: ayuda con la pérdida de peso que produce esta enfermedad.

Cáncer: las náuseas provocadas por la quimioterapia se ven controladas con este planta.

En el caso recreativo:

El cerebro: altera zonas del cerebro que producen antojos y en otros casos puede causar euforia.

Sistema respiratorio: cuando el cannabis no se filtra de manera correcta y se inhala muy fuerte resulta más dañino que el cigarrillo.

El corazón: las palpitaciones pueden aumentar y ocasionar ataques de pánico. Un ataque cardíaco puede presentarse poco tiempo después de su uso, según estudios.

Sistema digestivo: retarda su proceso y complica la dosificación, además de producir hambre aunque ya se haya comido.

Comentarios

comentarios

About the author