[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Juan Atkins, Derrick May y Kevin Saunderson fueron los primeros productores en hacer música electrónica experimental en Detroit, EE.UU, incentivados por el programa radial de Charles Johnson, Midnight Funk Association, que se transmitía en la emisora WPUP-U FM, en 1978. El trío se dio a conocer como The Belleville Three, quienes tocaban en fiestas universitarias y otros eventos que comenzaron a promover los escenarios underground de la música electrónica.

 

Techno City fue el tipo de música referente a un grupo de producciones que  Juan Atkins publicó en 1984, bajo el nombre de Cybotron; luego, en una entrevista que le hizo la revista inglesa The Face, le preguntaron cómo llamaría la música de Cybotron, contestándoles “llámenla Techno”. Dos años más tarde, Derrick May y Kevin Saunderson comenzaron a producir influenciados por el House Nation que hacía Jackmaster Funk, del escenario house de Chicago, por lo que el techno comienza a tener su línea beet 4×4 como base rítmica.

Europa recibió el techno gracias a la compilación The New Dance Sound Of Detroit editada por el sello disquero Virgin Records del Reino Unido, en 1988; por lo que fue el primer país del viejo continente que adoptó este género, para pasar luego al resto. En Frankfort, Alemania, el techno tuvo una gran acogida, ya que la música electrónica tenía más de una década ganando terreno en la escena underground germana; como era de esperar, el sincretismo intercultural comenzó a mutar el techno que provenía del otro lado del charco, originando así al Techno Hardcore con que el alemán Marc Acardipane daría su primer manifiesto en 1990 con el tema Reflections Of 2017.

Holanda también daría su aporte en 1992 con la creación del Gabber o Gabba, siendo su precursor Paul Elstak al lanzar su producción Alle Naar De Kl-Te bajo su propio sello Rotterdam Records. El surgimiento del estilo Gabber es considerado por la mayoría de los historiadores como el momento en que el techno se asentó en Europa.

Por: José Alvarado

tebeneitor@gmail.com

[/symple_box]

Comentarios

comentarios

About the author