Tusi o cocaína rosada? Entrevista a un consumidor

Tusi, 2C-B o cocaína rosa: la droga de moda

Cocaína rosa, polvo rosa, cocaína rosada, nexus, erus o tucibi son solo algunos términos con los que se conoce a la cocaína rosada. Pero el que se ha popularizado es: El tusi, el cual proviene de su término anglófono: 2CB, que al ser pronunciado suena “tu ci bi”. Es una droga sintética que es el boom entre los jóvenes de todo el mundo. Produce efectos psicodélicos al ser consumida, pues altera todos los sentidos. Al tomarla la percepción de la realidad se transforma al sufrir alucinaciones visuales, que generan pensamientos  fuera de la realidad. Cuando la dosis es muy grande, el consumidor puede experimentar situaciones de pánico o descontrol, similares a los ataques de miedo que puede provocar el consumo del LSD.



Fue creada inicialmente en los Estados Unidos en el año 1974, al sintetizarla Alexander Shulgin, y a pesar de que su origen se remonta a varias décadas atrás, está tomando mucho auge en todo el mundo: en Colombia suele consumirse en las rumbas, la movida española también se apuntó al boom que ya está en tendencia y full moda en varias ciudades como Alicante, Madrid o Barcelona, al igual que en muchas capitales latinoamericanas y europeas.

Efectos entre el LSD y la MDMA

Los efectos que produce su ingesta  son parecidos a los del LSD o la MDMA, pero no son iguales a los que se producen al mezclar estas dos sustancias. El efecto psicodélico no es tan acentuado como en el LSD y resulta menos positiva y estimulante que la MDMA. Los efectos estimulantes y de “buen rollo” aparecen con dosis bajas, los efectos más fuertes se producen con dosis más altas. Su efecto tarda un poco más en sentirse cuando es ingerida, tarde desde 1 hora hasta 2, 5 horas en surtir efectos y si es  inhalada, que para algunos puede resultar doloroso, el efecto es mucho más rápido: de 5 a 7 minutos. La toxicidad leve puede ocasionar: alucinaciones malignas o placenteras, sensación pasajera de inquietud, mareos, midriasis, hipertensión o taquicardia.

Un testimonio de cómo comienza una adicción

“En mi primera ida al baño, un man me dijo: “brother, prueba esta vainita para que te enrumbes bien bacano…yo sé que te va a gustar”. Él sostenía una especie de espátula metálica que, en la punta, tenía un polvillo de color rosado que olía a fresa, pero no a la de fruta, sino a la fresa intensa de un bom bom. Lo aspiré”.

“Esa había sido la prueba con la que el dealer me enganchó. Cuando entró en mi cuerpo sentí el potente efecto de las drogas sintéticas. Me invadió un estado de euforia que me hizo bailar toda la noche y me excitó de una manera que no había experimentado antes. También me provocó una sed intensa y ganas desenfrenadas de tener sexo con cualquiera de las mujeres que movían sus cuerpos al ritmo del DJ de turno. A los 15 minutos, quería más y, prácticamente, desde ese momento, empezó mi adicción”.

“Desde entonces, en cada rumba, el ‘Tusi’ me acompañaba. No era difícil conseguirlo, como me volví cliente frecuente de esa discoteca, los dealers me empezaron a conocer y fui escalando en la calidad y cantidad de droga que consumía. Pronto, conocí a uno de los proveedores con el mejor ‘Tusi’ de la ciudad”.

Dopamina, noradrenalina y adrenalina

El subidón y un eufórico estado de placer que producen algunos de sus ingredientes como la dopamina, noradrenalina y la adrenalina provocan una euforia de altísimo nivel y una creencia falsa de las capacidades físicas del consumidor. Algunos comparan la sensación con la que produce el éxtasis, pero aseguran que puede ocasionar, cuando se abusa de su consumo, graves peligros y problemas para la salud del consumidor que lo haga de manera continua, aunque tiene la desventaja que es muy costosa, por lo que no se encuentra al alcance de todos los bolsillos.

El abuso de su ingesta puede ocasionar episodios delicados de ansiedad, despersonalización, desorientación, depresión, cansancio extremo, trastornos psicóticos y hasta complicaciones del sistema respiratorio o arritmias en el funcionamiento circulatorio.

“Cocaine” by Valerie Everett is licensed under CC BY-SA 2.0

¿El diablo se viste de rosa?

Les compartimos el testimonio de un consumidor rehabilitado del tusi, luego de haber pasado por un proceso de rehabilitación durante varios meses y haber sufrido las terribles consecuencias económicas, sociales y familiares. El personaje anónimo – por supuesto –  envió un artículo a un medio virtual y en dicha plataforma hace un alerta a la juventud consumidora de la alegre ciudad colombiana:

“Le envío este mensaje a la juventud barranquillera: el diablo no es rojo, ahora viste de rosa, te entra por la nariz, destruye tu cuerpo, tu mente y te puede arrastrar hasta el infierno”.

Y cuenta como les llegaba la información del dealer a sus clientes consumidores:

“Un emoji de un  hocico de cerdo les llegaba a los probables consumidores  vía WhatsApp a una lista de difusión de contactos  y esta era la seña que alertaba acerca de lo que se venía el fin de semana. El mensaje era una especie de contraseña del dealer para su selecto grupo de consumidores de esta droga altamente adictiva que se ‘cocina’ en diferentes sectores de la ciudad colombiana de Barranquilla”.

“Un gramo de ‘Tusi’ podía consumirlo en seis horas de rumba. Esto equivaldría a unos 24 pases, cada 15 minutos, de una cantidad que medía con una diminuta pala improvisada que hacía al morder la punta de un palito de bom bom. Sabía que si consumía más de eso, corría peligro mi salud”.

Comparar el precio del ‘Tusi’ con el de la cocaína de primera calidad que puede conseguirse en las calles de Colombia, por nombrar un solo país, hace evidente por qué los traficantes prefieren comercializarlo a cualquier otra droga, debido a que su rentabilidad es enorme. Un gramo de coca de buena calidad puede costar 25 mil pesos colombianos, mientras que la misma cantidad de ‘rosado’ se vende a 120 mil pesos.

Un distribuidor apunta: “Con estos ingredientes podían sacar hasta 20 gramos de ‘Tusi’ que se distribuían durante un fin de semana de rumba, las cuales terminan en las discotecas a las 3:30 a.m., pero se prolongan en los after party hasta por tres días en cabañas en Salgar, Sabanilla y Puerto Colombia”(…) “El único obstáculo para los vendedores de droga y los organizadores de estas fiestas es la policía, pero, en varias oportunidades, noté que “cuadraban”  pagándoles, para que se fueran.”

Una entrevista a un consumidor de tusi

Para dar una idea de las características de esta droga que esta marcando tendencia, les compartimos una entrevista realizada a un consumidor de tusi, con cierta experiencia, que aclara algunas inquietudes y preguntas acerca de su ingesta y su consumo. Evidentemente nos reservamos su identidad para proteger a nivel personal o legal, pero aclaramos que son respuestas sinceras y honestas de un usuario adulto centrado en sus convicciones que comparte su experiencia con nuestros lectores

¿Qué drogas consumiste antes de probar tusi?

Marihuana, Cocaína, LSD, MDMA, Éxtasis, Heroína, Opio, Ketamina, Preveral, Hongos.

¿Te gusta más que la cocaína blanca o normal?

Son 2 cosas muy diferentes. La cocaína pura o blanca es un upper. En cambio el Tusi es un blend de keta, MDMA, Cocaína entre otras.

¿Sabes cómo la producen?

Sé que la hacen en cocinas en Colombia, pero desconozco la fórmula exacta.

¿Es fácil de comprar o son pocos los camellos/dealers que la venden?

Depende, en Bogotá y el resto de Colombia es sumamente fácil y accesible. Pero es más costosa que la cocaína blanca, sin embargo, no es tan adictiva. Ahora si te vas al exterior un gramo de Tusi puede llegar a costar US$ 150-200.

¿Es una droga ideal para ir a una discoteca o es perfecta para el sexo?

Es ideal para las 2 en mi opinión. Primero te vas a la disco y luego a echar un polvo.

¿Te puedes morir por una sobredosis de tusi?

Es más factible morir de una sobredosis de cocaína que de Tusi.

¿La cantidad que consumes es igual a consumir cocaína blanca, o tienes que inhalar más cantidad?

Muchísimo menos en mi opinión porque tiene componentes psicodélicos.

¿Te levanta la libido y te pone eufórico?

No es tan libidinosa como la cocaína, se parece más al éxtasis.

¿Puedes dormir si has consumido tusi gran parte de la noche?

Te va a costar obviamente, pero mucho menos que si hubieras consumido cocaína.

¿Se puede inyectar intravenosa como la cocaína blanca?

No me atrevería, ni se lo recomendaría a nadie.

¿Te sientes capaz de dejarla?

Llevo 9 meses sin probarla. Pero de darse la oportunidad lo volvería a hacer.

¿Es cierto que es el diablo vestido de rosa?

Y con sabores múltiples jajaja, tiene un aroma y gusto a frutillas, uvas, depende del que la cocina le dan aromas varios.

¿La recomendarías a un hermano tuyo o a tu mejor amigo?

No le recomiendo a nadie consumir ningún tipo de drogas, no tengo título de medicina. Consumir drogas es algo muy personal y que muchos no saben manejar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios