[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]
Schranz fue uno de esos fenómenos que surgen de la casualidad, cuando personas como Chris Liebing mantienen una búsqueda incesante  de recursos que enriquecen un estilo como el techno, y obtienen como resultado una mutación de éste que cambian la escena, tanto de los raves como de los festivales de música electrónica.

 

Frankfurt le dio nacimiento a esta nueva expresión, en 1995, que fue considerada por muchos como un Hard Techno por ser un poco más rápido que el habitual (150–170 BPMs), además del predominio del bombo que se escucha más acentuado, generalmente efectuado con un Roland 909 acompañado de snares y hi hats; la línea melódica no existe y en lugar de ella, se emplearon especies de stabs sencillos de sintetizador.

Sven Wittekind, Amok, Frank Kvitta y Viper XXL son algunos de los DJs que se abanderaron con este estilo que se apoderaba de la movida underground alemana, y que ganó terreno como pólvora encendida en los demás escenarios donde se cultiva la música electrónica; como era de esperar, no faltaron el surgimiento de los sellos disqueros como Crowbar, Combat Skill o Artillery que perpetuarían la difusión del Schranz, y lo colocarían a la vanguardia hasta traspasar al nuevo milenio.

Por: José Alvarado

tebeneitor@gmail.com

[/symple_box]

Comentarios

comentarios

About the author