Alexander Shulgin deja un mundo de éxtasis

[symple_box color=”gray” text_align=”left” width=”100%” float=”none”]

Sasha es el alias con que se dio a conocer el científico estadounidense Alexander Shulgin, considerado el “padre del éxtasis”, quien acaba de fallecer el martes 3 de junio 2014  a la edad de 88 años, dejando como legado el producto final del MDMA apto para el consumo humano, que se llegó a convertir en parte del “kit del placer” en los clubbing y festivales de música electrónica.

 Alexander Shulgin

Metilendioximetanfetamina (MDMA), conocida popularmente como éxtasis,  había sido diseñada por la empresa farmacéutica Merck en 1912, en un intento de producir un agente de coagulación de la sangre. Sin embargo, Shulgin fue responsable de la creación de una síntesis de la misma, al igual que un centenar de drogas psicodélicas, que probó en sí mismo para determinar la dosis exacta para un consumo no nocivo, pero sus experimentos cayeron  en manos de personas e instituciones inescrupulosas que se enriquecieron al venderlas ilícitamente.

Extasis fue la droga que encontró su camino en los clubbing de Dallas, incluyendo el Club Starck, y luego a la isla balear de Ibiza, lo que alimentó en la década de 1980, en plena época del acid house,  la manía del baile con las drogas. No fue la intención de Shulgin lanzar una cultura mundial de las drogas, ni hacer que ese compuesto se consuma con tal abandono por millones de personas. Pero fue su relación con esta droga lo que hizo de él un héroe popular de la contracultura, y un diablo popular para muchos otros.

Por: José Alvarado

tebeneitor@gmail.com

[/symple_box]

Comentarios

comentarios

About the author