¿Por qué la gente se embriaga en las fiestas?

Danzeria te asesora en la creación de tu sello discográfico
 

[symple_box color="gray" text_align="left" width="100%" float="none"]

En términos generales, toda acción humana se dirige ya sea a obtener placer o evitar el dolor. Muchos explicarían sus hábitos de consumo de ocio nocturno con una búsqueda del placer: "La música suena mejor después de un vaso de whisky", "El alcohol me hace más sociable", "Compartir bebidas significa compartir vibraciones".

Bebidas en la movida

Pocas personas se atreverían a hablar de que el alcohol les ayuda a evitar dolores, porque si padecemos estos dolores somos unos perdedores, perteneciendo así a la casta de los infelices. Sin embargo, seamos sinceros: la espiritualidad es un factor fácil y accesible para compensar algo que falta y que nos hace sentir incómodos. Eliminamos el factor estresante, y la necesidad hacia la botella disminuirá.

La pregunta difícil es: ¿por qué la gente se emborracha en las fiestas? Queremos decir, no sólo tienes que tomar una cerveza en el bar o disfrutar de un par de cócteles, pero tampoco llegar a la condición que se describe mejor como "borrachera", que lleva a un comportamiento antisocial, la violencia y problemas con la policía. ¿Acaso para sentirse feliz no basta estar en un lugar agradable, escuchar música magnífica y estar rodeado de sus mejores amigos? Vamos a tratar de mirar algunos aspectos menos evidentes de abuso de alcohol en los clubes, para ver cómo la alegría extática de estar en una fiesta puede convertirse en un caos salvaje.

Es un secreto a voces que la gente se embriaga cuando la música es mala. Si el DJ no mantiene la multitud pegada a la pista de baile y amablemente permite de peregrinaciones a la barra, los invitados del evento irán a despilfarrar todo lo que tienen en sus bolsillos en alcohol. La bebida crea la ilusión de que el conjunto es cada vez mejor, y está mejorando de hecho con cada trago.

Admitámoslo, a menudo nos dirigimos a un bar sólo para mantenernos ocupados y comprometidos. El baile es cool y completamente absorbente, pero uno debería ser un robot para ser capaz de bailar sin parar durante cinco horas. Con ciertas premisas, la música y la multitud del concepto de "baile hasta el cansancio" hace maravillas, mientras que con otras no es así y la gente comienza a emborracharse simplemente porque están buscando desesperadamente algún entretenimiento. Una fiesta perfecta que debería ser una oportunidad para cambiar a otras actividades: visitar diferentes áreas, refrescarse en la zona del salón, ver el espectáculo, tal vez incluso tomar un aperitivo o jugar juegos, por qué no. Aunque en muchos casos la única opción para tomar un descanso del baile es estar junto a la pared con un vaso en la mano.

Emborracharse ayuda a soportar la falta de confort: si hace demasiado calor, demasiado frío, demasiada gente, demasiado sucio, demasiado desorden y así sucesivamente, el alcohol es la forma más fácil de sentirse más tolerante hacia el medio ambiente hostil y desarrollar una visión de color de rosa de la vida. Algunos eventos son impresionantes en términos de música y producción, pero en algunas áreas las condiciones de los meros apostantes a los que tenemos que hacer frente podrían ser simplemente insoportables.

Por otra parte, muchos DJs son propios bebedores activos. Se quejan de las resacas en videos, pierden sus permisos de conducir a causa de sobredosis de champán; cancelan conciertos o incluso recorridos y necesitan ser ingresados ​​en el hospital por abuso de alcohol. Siendo los principales modelos a seguir en las discotecas del mundo, establecieron las normas mediante el envío de un mensaje no escrito "Está bien consumir licores, siempre y cuando usted esté fresco, divertido y tenga una base de fans". Muchos malinterpretan este mensaje como "Beber es obligatorio si quieres parecer fresco, divertido y obtener una base de fans", olvidando que las cajas de licores no llevan al camino del estrellato, pero si a la cirrosis.

Estando borracho es más fácil cambiar temporalmente nuestra identidad y matar al complejo de inferioridad. Los festivales tienen el propósito de unir a la gente y nos recompensará con la inestimable sensación de pertenencia; sin embargo, a veces hacen exactamente lo contrario.

Hay tanta gente por ahí que están más cool que nosotros de una u otra forma: los que bailan en la cabina del DJ, el que entró en forma gratuita a través de la lista de invitados del promotor, los que reservaron una mesa VIP, el que tiene un traje rad o un peinado loco que no somos capaces de copiar, los que han sido tomados por el fotógrafo, el que consigue tickets para bebidas gratis... en una punzada de envidia o celos, nos apresuramos a la barra para tragar un vaso de licor que pone a todos a la par: gente borracha son creados iguales.

Las movidas se suponen que traen un poco de magia a nuestras vidas. Aunque al salir se convierte en rutina semanal y cada sábado se ve igual, sentimos un deseo natural de que brille un poco. En busca de una experiencia extraordinaria que nunca olvidaremos, nos decidimos a emborracharnos y terminan perdidos en una noche que nunca recordaremos.

El problema es que a pesar de las restricciones de la ley y las limitaciones de las oportunidades de publicidad en todo el mundo, la imagen del alcohol en la cultura de masas sigue siendo muy positiva. El mensaje transmitido de manera eficiente a través de diversas imágenes, vídeos y, a veces las palabras es: "No se puede tener diversión sin emborracharse. No te ves bien sin emborracharte". No seas un bebé ingenuo ¡te están tomando el pelo!

Si bien, tomarnos una o dos copas nos hace sentir bien, llegar a emborracharnos es para perdedores. Ganadores seremos los que tomamos con responsabilidad y actuamos de manera inteligente. Está de nuestra parte escoger al equipo con quien jugar.

Por: José Alvarado

tebeneitor@gmail.com

Artículos recomendados:

Comentarios

comentarios