Paul Van Dyk no se calla nada

[symple_box color="gray" text_align="left" width="100%" float="none"]

La imagen en la portada del último sencillo no es casual y tiende a la confusión. En ella, hay dos hombres tomados de las manos frente al atardecer, por lo menos, eso es lo que parece a simple vista. “Come With Me (We Are One)” es es un track acerca de la unidad.

Paul Van Dyk

Hace unos días, las fuertes declaraciones a la revista Thump Magazine fueron noticia. Entre los temas que surgieron, el artista alemán insistió en el poder de la música.  “Los DJs no deberían estar presionando play con una memoria USB, o ponerse borrachos lanzando pasteles. No creo que esto [hace la mímica de tirar un pastel] tenga nada que ver con conectarte con tu audiencia. Para mí, no tiene ningún valor creativo sustancial—es sólo un desperdicio de comida la responsabilidad de un DJ es la de enfocarse en entregar algo sustancial”.

 Convencido de que la música dance puede ser utilizada no únicamente para puro placer hedonístico, pero también como un arma política, dijo lo siguiente: “La música dance es un movimiento cultural, une a la gente joven de distintos entornos, son tolerantes y respetuosos mutuamente en el dancefloor, se llevan esa energía a casa. Eso es un mensaje político por sí mismo”.

Esto es una creencia que surgió en 2001, con su compilación mezclada The Politics of Dancing. Continuó con The Politics of Dancing 2, con un track llamado “The Other Side” dedicado a las víctimas de un terremoto y una tsunami que golpearon el sureste asiático en diciembre de 2004. La trilogía estará completa con The Politics of Dancing 3, que se espera salga este otoño.  “Recuerdo que durante el conflicto entre Israel y Líbano en 2006, amigos míos de ambos lados se reunieron en Ibiza. Se divirtieron mucho y hablaron de cómo todos querían lo mismo: un futuro así para ellos y sus hijos”. Eso, dice, es la prueba de cómo la música dance puede tener un impacto incluso fuera del dance floor.

Artículos recomendados:

[/symple_box] 

Comentarios

comentarios