¿Por qué el MDMA y la música electrónica van de la mano?

Las sustancias que alteran los sentidos han estado desde los principios inmemorables en la cosmogonía del ser humano. El filósofo Antonio Escohotado ha hecho una admirable investigación titulada «Historia general de las drogas», un libro único en el mundo que en más de 3.000 páginas, el pensador hace una reconstrucción histórica del recorrido y evolución de las drogas en el mundo.

Entre sus temas, toca la importancia de las drogas en la antigüedad y su evolución en los roles sociales, lo que ha establecido una nueva fenomenología de la conciencia sobre los fármacos, como el MDMA, en la actualidad.

grecia1

Según el referido investigador, los primeros banquetes sacramentales de sociedades avanzadas en la antigüedad, basadas en un modelo de participación grupal, han buscado una conexión extra sensorial entre los miembros del grupo, acto que servía como vínculo para establecer un diálogo íntimo con la espiritualidad, nexos que contrastan lo profano y lo sagrado en un espacio lleno de manjares y música.

Escohotado puntualiza que los complejos religiosos ligados a este modelo: “Emplean de modo sistemático y muy particular sustancias psicoactivas, uso que quizá se remonta a los paleohomínidos, durante los cientos de miles de años previos a la revolución agrícola y urbana del Neolítico.”

Todo tipo de ceremonia al rededor del mundo de carácter festivo era sagrada en la antigüedad, el filósofo comenta sobre el tema: “una válvula de escape para la tensión que son transgresiones periódicas (de acuerdo con la tesis psicoanalítica), o bien que constituye sencillamente un momento donde se suspende la rutina de la existencia. Sea como fuere, los datos antropológicos, los documentos escritos y la experiencia inmediata indican que la fiesta tiende a una renovación del mundo reforzada por el acompañamiento de música, danzas y algún fármaco.”

buda1

Lo que ratifica el porqué los humanos a través de millones de años han logrado estados alterados de la consciencia que va a la par del hacer música por aproximadamente la misma cantidad de tiempo. La primera generación de humanos tomó como método la espiritualidad, que exploraba a través de la magia empática un diálogo con los dioses, demostrada en los cantos, las ovaciones y la talla de instrumentos, tanto de percusión y de viento, con la materia prima de los animales, con el fin de producir composiciones rudimentarias de sonidos. Todo esto bajo el efecto de las drogas en ligas básicas de minerales, plantas y hongos, culto que se ha sofisticado a medida que la sociedad cambia de paradigma, teniendo una repercusión en la información pasada por generación en generación en los genes humanos hasta nuestros días.

Por esta misma razón, las personas no se deben sentir culpables por verse inclinados a ingerir sustancias psi-coactivas, como el MDMA, cuando se encuentran en un festival como Tomorrowland o en Space Ibiza. Ya que son llamados de la naturaleza de hace millones de años, además que este tipo de alteraciones permite a los músicos abstraerse y crear un sonido por impulso que va tomando forma en la mente del público que la piensa, bajo los efectos psi-coactivos esta conexión es más clara.

tomorrowland1

Uno de los ejemplos más representativos de la relación musica-droga se visualiza en  el festival Woodstock, el más importante festival de música, drogas y arte en la historia. En este mismo contexto, algunos músicos de reconocida trayectoria han comentado su experiencia con las drogas, como Paul McCartney“El LSD abrió mis ojos. Si solo usamos una décima parte de nuestro cerebro, imagínate lo que podríamos lograr usando el resto. Si los políticos usaran LSD, no habría más guerra, pobreza o hambre, de la misma manera David Bowie comentó para una entrevista esa particularidad de la droga como auto-descubrimiento del ser: “Solo puedo hablar de mi experiencia, repito: aprendí mucho tomando drogas, mucho sobre mi mismo y sobre la vida”

w1

Actualmente, importantes investigaciones científicas dan fe de porqué la música y las drogas se llevan tan bien en los roles sociales y el autodescubrimiento del ser. La razón fundamental de este fenómeno se encuentra en los procesos neuroquímicos que ocurren en el cerebro. La Dra. Doris Payer, una neurocientífica que trabaja con la Fundación Beckley, junto a un equipo especializado de personas en Oxford, que se han esforzado por desarrollar políticas alternativas sobre el uso de drogas, expresa: “La música activa los mismos caminos neuronales que se relacionan con el placer en tu cerebro”

La droga MDMA ha demostrado tener una relación directa con la música electrónica, ya sea por los escándalos de su suministro irregular, o por la gran fama que se ha ganado del público por los efectos de empatía que causa la dosis normal en los grandes festivales.

Según el investigador y filósofo Antonio Escohotado la droga conocida como “la píldora del amor” o MDMA: “puede entenderse como una amalgama –no una simple mezcla- de moléculas mescalínicas y metanfetamínicas. Al producirse esa síntesis cada lado pierde una parte de sí mismo, y contribuye con otra a la aparición de un tercer término. Por algún motivo, ese tercer término tiende a evocar disposiciones de amor y benevolencia. Incluso cuando lo que se experimenta es melancolía, añoranza o cualquier ánimo emparentado con tristeza, esos sentimientos afloran en formas tan cálidas y abiertas a inspección que producen el alivio de una sinceridad torrencial, según los casos, una catarsis emocional es previsible. Por supuesto, algo así derriba sin dificultades los obstáculos psicológicos y culturales a la comunicación entre individuos.”

Tomorrowlandpill

Si sumamos a esta catarsis emocional los activadores neuronales de placer que ofrece una composición musical, al ofertar emociones profundas, da como resultado una experiencia indescriptible. De esta manera, el componente música actúa de forma sinérgica con el componente droga, en dosis normales, para ofrecer un estado alterado cíclico de armonía en el ambiente. También, estudios del 2010 avalaron la importancia de la música en el sistema integral del ser humano, y afirman su gran protagonismo en la creación del cerebro del individuo moderno.

MDMApill2

Por otra parte, en la actualidad, la música y el MDMA se están implementando con mayor fuerza en una nueva familia psicofarmacológica, el referido investigador, comenta: “cuyo nombre adecuado sería el de “entactógenos” o generadores de contacto intersubjetivo a niveles profundos. Un manifiesto firmado por varios psicoterapeutas afirma que esta sustancia tiene el increíble poder de lograr que las personas confíen unas en otras, desterrar los celos y romper las barreras que separan al amante del amante, a los progenitores de los hijos y al terapeuta del paciente.”

Por ello, asociaciones multidisciplinarias como Psychedelicscience, han realizado grandes y rigurosos estudios sobre los efectos positivos del MDMA. La investigadora Luke Williams, Master Historia y filosofía con estudios avanzados en neurociencia cognitiva, ha revelado en sus investigaciones los cambios positivos que produce la droga en la parte responsable de la generación neuroquímica de emociones en el cerebro, avalando la conectividad funcional en los humanos bajo los efectos la psilobicina y el MDMA. En este sentido, el fármaco está mostrando grandes avances en el tratamiento de soldados con síndrome de estrés post traumático.

Por supuesto, inclusive el uso recreacional de MDMA puede ser sanador. “Si miras a la persona a tu lado, y ellos sonríen, tú les sonríes de vuelta, eso es terapéutico en sí mismo,” comenta Missi Wooldridge, directora ejecutiva de DanceSafe. “Estamos tan desensibilizados, que tener esta conexión emocional real es significativa para las personas, y muchas veces las drogas pueden ser el catalizador para esas experiencias positivas.” Y que junto a la música es una experiencia inolvidable.

Comentarios

comentarios