Siberia es el nuevo espacio para la música experimental



Sin importarle las temperaturas -20C, The Calvert Journal se abre paso en la ciudad siberiana de Novosibirsk y así llegar al mejor lugar para escuchar música experimental, mientras Stanislav Sharifullin está detrás de la consola.

Sharifullin creció en Lesosibirsk pero ahora se presenta en las principales ciudades de Siberia, en Moscú y San Petersburgo.

Hace más de un año creó su propio sello independiente, llamado Klammklang, para apoyar la carrera de artistas predominantemente rusos.

Klamm

Durante años Siberia carecía de una industria de la música independiente consecuentemente a este tipo de proyectos creativos que eran realizados por personas en su tiempo libre. Sharifullin cuenta que en una región donde los negocios principales son la extracción de materias primas, la industria pesada y de los servicios de carga, es difícil convertirse en un profesional.

Sharifullin continúa afirmando que los artistas y músicos locales les parece positivo que Siberia sea una especie de pizarra en blanco, ya que esto les permite poder dibujar lo que quieran y probar cosas nuevas.

Muchas personas disfrutan de esto y afirman que la música en Siberia es más fluida, experimental y que da más espacio para la expresión.

Comentarios

comentarios