Cuando la guerra y la música electrónica van de la mano

Zimo, proveniente de Alepo, una ciudad de Siria, es un joven DJ residenciado en Beirut que extraña a su tierra y lo refleja en los proyectos de arte y música electrónica que realiza.



Cuando Samer Saem Eldahr, conocido como Zimo, estaba en Alepo antes de la guerra que estalló en el 2011, tomó elementos de su ciudad para elaborar música electrónica. Normalmente usaba sonidos de instrumentos tradicionales y cantos en árabe. En su tema “Tobayabooya” usó grabaciones del famoso cantante de jazz, el egipcio Abdel Halim Hafez.

Actualmente, Zimo es muy reconocido por la escena indie de Beirut, pero también oculta una tragedia de expatriación. Zimo tuvo que escapar de Alepo debido a la guerra en Siria para exiliarse en la capital del Líbano.

En principio, Samer se dirigía a Beirut para buscar un lugar donde exponer sus pinturas, pero en ese momento, estalló la guerra y sus padres lo obligaron a quedarse en ese país por su seguridad. Desde entonces no ha vuelto a su ciudad ni sabe si la verá de nuevo.

Zimo

Zimo desarrolló el proyecto “Hello Psychaleppo”, en el que pidió a varias personas que hicieran una toma de la ciudad de Alepo para recrearla en un video clip, que fue financiado por varios organismos gubernamentales y a través de crowdsourcing.

“Hello Psychaleppo” es una proyección de la ciudad antes de la guerra, mientras que Zimo se transforma en un ave y vuela hacia su tierra natal. Según las palabras de Samer, esto simboliza el apego que tiene por sus raíces y que su alma todavía sigue estando en Alepo.

Puedes ver el video clip de “Hello, Psychaleppo” a continuación:

Comentarios

comentarios