Acusan a un club por tráfico de drogas

Closer, el club independiente localizado en Kiev, uno de los más famosos lugares de la movida Techno en Ucrania, que también es reconocido por contribuir a la seguridad social de los individuos locales, por su gran propagación de arte a través de su galería y actividades culturales, actualmente, se ve asediado por un cuestionable caso legal abierto por las autoridades rusas.

A este reconocido club le han atribuido varios cargos de posesión de anfetaminas y marihuana, que han traído varios altibajos al local desde el 2015 y que ahora se ha vuelto insostenible para los dueños, quienes han declarado en las redes sociales que todo es parte de un plan de extorsión del corrupto sistema policial ruso.

En sus últimas declaraciones oficiales sobre el tema, dadas el pasado 29 de enero, el local develó toda una agenda en cuanto a su defensa, abogando a los casos de declaraciones de chantaje penal y de cómo el sistema legal soviético ha evadido sus responsabilidades sobre estos casos, lo que ha llevado a manifestar al club un mensaje de gran contundencia:

Ya estamos muy cansados de leer la especulación sobre el tema de las drogas y responder a ellos. Una vez más, nuestra declaración oficial: traemos los buenos artistas para escuchar su buena música y bailamos en un piso de madera, que es el más adecuado para la acústica de los locales. Estamos haciendo conferencias, conciertos de jazz, exposiciones de arte, el arte-Instalación. En “Closer” no se aplican las drogas. No nos animamos a ellas y todas nuestras fuerzas se oponen a su proliferación.

Comentarios

comentarios