Divine: cine de culto al mal gusto

Harris Glenn Milstead fue un actor norteamericano conocido en el ámbito cinematográfico como Divine. Es una estrella adorada por los apasionados del cine de culto y películas “trash” o basura, que murió joven a los 42 años, con apenas 6 años de deslumbrante carrera como actriz protagonista de las pelis del admirado director estadounidense John Waters.



 

JOHN WATERS“JOHN WATERS” by Edinburgh International Film Festival is licensed under CC BY-NC-ND 2.0

Imagen via: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/en/9/9d/Divine_in_Heaven_T-shirt.jpg

Polyester y el reconocimiento en el cine independiente

El film Polyester la catapulto como una estrella del cine underground irreverente e insólito. Para que os hagáis una idea del estilo de los argumentos de sus personajes os contamos una sinopsis de Polyester:

Francine Fishpaw es un ama de casa de 120 kilos de peso, casada con Elmer, el dueño de un cine donde se proyectan las películas pornográficas más candentes que os podáis imaginar. Esto provoca enardecidas protestas por parte del vecindario. Los Fishpaw tienen 2 hijos: Dexter, drogadicto y maníaco sexual, y Lu-Lu, ninfómana y novia de un punk. En este hogar modelo, surgen problemas por doquier: Elmer abandona a su mujer cuando ésta lo descubre en un motel con su secretaria. Su hijo es detenido por la policía por sus brutales ataques a las mujeres, y su hija, que está embarazada, es recluida, para evitar que aborte, en un centro asistencial regido por monjas. Desesperada, el ama de casa  ahoga sus penas en el alcohol. Pero, repentinamente, el hortera Todd Tomorrow, muy rico y  propietario de un cine de arte y ensayo, hace estragos en el corazón de Francine, quien se enamora locamente.

Odorama Card“Odorama Card” by Jim Rees is licensed under CC BY-NC-SA 2.0

Odorama: un público inmerso en la cinta

Un detalle sorprendente que hizo alucinar a los asistentes al estreno de Polyester, fue la implementación en las salas donde se proyectó de Odorama. Al ingresar a la sala se entregaban unas tarjetas – muy parecidas a las que se usan para jugar Bingo – donde los espectadores tenían que rascar en cada número que aparecía titilando en la parte inferior de la pantalla y oler el recuadro de la carta, para obtener diferentes olores como la marihuana cuando el hijo está fumando, pizza cuando llega el delivery, pegamento y hasta pedos  que asquean a parte del público y hacen desternillar a otros de la risa.

John Waters un director sin limites

John Waters, el director que la convirtió en estrella no conoce límites de ningún tipo y es considerado el rey por excelencia del cine del mal gusto, en el mejor sentido de la expresión. Sus personajes insólitos viven sin complejos en una competencia brutal por ver quien hace la guarrada más asquerosa o el crimen más aterrador. Su filmografía está considerada por críticos y espectadores que lo detestan, como de una sordidez que ofende.

Sin tabúes en la sexualidad

En los filmes de Divine todas las culturas minoritarias tiene representación destacada y la sexualidad es tratada de una forma abierta y frontal donde nada es tabú. Sus películas enaltecen lo undergroud, lo diferente, la libertad y el libre albedrío de cada persona.

Que repulsivo

En una de las escenas de Pink Flamingos el personaje que caracteriza Divine se declara como:

“La persona más guarra viva” 

O suelta una frase al llegar a una casa:

“¡Calefacción central! Qué repulsivo.”

El final de esta cinta es tan infame y transgresor, que culmina con el personaje comiendo caca de perro. El mundo entero alucinó y aun no se lo pueden creer.

Comentarios

comentarios