Querían una selfie pero terminaron hospitalizados

La vida nocturna de Manila (Filipinas) da un giro oscuro por las personas adictas a las selfies, puesto que dos jóvenes fueron hospitalizados alrededor de las 2:00 am del pasado viernes, como consecuencia de una brutal pelea que se vivió en el nuevo Club Roses. Según algunos testigos, todo comenzó cuando un grupo de amigos estaban intentando tomar su selfie grupal, pero de pronto llegó un joven en estado de ebriedad haciendo un photobombing con su propio selfie-stick.

Paolo Mendoza, otro testigo que se encontraba en el club, dijo: «mientras un grupo estaba tratando de juntarse para realizar una selfie, un borracho al azar se unió a la imagen con su propio selfie-stick; de repente, a uno del grupo no le gustó y se empezaron a golpear en la cabeza con sus selfie-stick. Fue una carnicería. La sangre estaba por todas partes en la pista de baile«.

Los implicados de semejante escena fueron despachados por el personal de seguridad, quienes de inmediato llamaron a la ambulancia, ya que los titanes de las selfies resultaron gravemente heridos. El reporte final de la policía señala que el joven ebrio de 22 años de edad, necesitó 8 puntos de sutura por una lesión en su oreja, mientras el otro de 26 años, sufrió una lesión intracraneal grave. En consecuencia, las autoridades se encuentran trabajando para prohibir de manera definitiva los selfie-stick en los establecimientos y clubs, con el fin de eliminar incidentes de este tipo.

Comentarios

comentarios