La guerra contra las drogas falló

Para nadie es un secreto que el British Medical Journal ha estado pidiendo reformas de drogas, en búsqueda de que sean legalizadas y con el argumento de que la guerra contra las drogas es un fracaso.

En un nuevo editorial, titulado: «La guerra contra las drogas ha fracasado: los médicos deben dirigir las convocatorias para la reforma de la política de drogas», el BMJ afirma que la promoción de la salud debe ser clave en el enfoque de las drogas.

La salud debe estar en el centro de este debate y por eso deben participar profesionales de la salud. Los médicos son de confianza e influyentes y pueden traer una dimensión racional y humana a la ideología y la retórica populista acerca de poner mano dura a la delincuencia.

Los médicos y sus líderes tienen la responsabilidad ética de defender la salud individual y pública, los derechos humanos y la dignidad, de hablar donde la salud y la humanidad están siendo sistémicamente degradadas. El cambio está llegando y los médicos deben usar su autoridad para dirigir los llamados a una reforma pragmática informados por la ciencia y la ética.

Con la prohibición de las Naciones Unidas, actualmente vigente, la revista afirma que al menos 100.000 millones de dólares se gasta anualmente en la penalización de usuarios, productores, comerciantes y traficantes, alentando también a un consumo menos seguro provocando «epidemias» de infección por VIH y hepatitis C.

La Asociación Médica Británica ha entregado la responsabilidad de la legislación sobre drogas al Departamento de Salud, centrándose en el tratamiento en lugar de la criminalización.

También te podría interesar:

¿Es efectiva la guerra global contra las drogas?

¿De qué se trata la reducción de daños en el consumo de drogas?

¿Cuales son los países europeos con mayor consumo de drogas?

Comentarios

comentarios