¿Cuánto durará la popularidad del EDM?

Danzeria te asesora en la creación de tu sello discográfico
 

[symple_box color="gray" text_align="left" width="100%" float="none"]

EDM mientras es venerado por millones de jóvenes apasionados, es considerada por muchos detractores como la plaga de la cultura de discotecas de hoy en día. Simplista y sin alma, son calificativos que se dicen para traer descrédito a la escena electrónica en su conjunto por aquellos que no aprecian el house, buscando otra razón para cuestionar si estos sonidos merecen ser llamados "música".

festival edm 1Adeptos de otros géneros, sobre todo del techno, proclaman que sus melodías están hechas con inteligencia mientras que el EDM es para tontos, y muestran con cinismo la caricatura del piano de David Guetta que tiene una sola tecla. Por supuesto, no se puede negar que el EDM menudo suena demasiado primitivo... pero recordemos el minimal techno, cuando estaba en su apogeo hace unos ocho años ¿no es a veces igual de monótona para el oído de un fan actual? Para su tiempo no se consideró primitivo, por el contrario, era y sigue siendo visto como música para los clubbers inteligentes.

Probablemente, lo que irrita del EDM es que es tan fuerte, agresivo, ruidoso y por lo tanto bruto; podemos tolerar el techno o el acid house, porque tiene otro tono y transmite un mensaje diferente. El EDM es la proyección sonora de un adolescente al que le negaron hacer algo, por lo que el adolescente está saltando, golpeando contra la pared con los puños y gritando: "Pero lo voy a hacer! ¡Lo haré! ¡Lo haré! Lo haré! " y continúa como un taladro que se sumerge en su cerebro.

EDM es el sonido de la generación más joven de los clubbers y los asistentes a festivales, y el más joven siempre es sometido a los críticos más severos. ¿Recuerda alguna subcultura juvenil que no fue azotada por los adultos? Es algo inevitable.

De hecho, el EDM no es el género más sofisticado y gratificante de la música electrónica, pero echemos un vistazo a su significado social: en primer lugar, es una cultura feliz, anima a los muchachos a ser alegres, vivos y bien parecidos, que no nutre perezosos deprimidos. Sí, esa música suena a menudo demasiado primitiva, pero es la más fácil para que los muchachos y muchachas reciban y absorban el mensaje positivo.

Emo rock y rock gótico podrían ser más intelectuales y más elaborados que el room house, pero favorecer a los adolescentes a desarrollar una visión pesimista sobre el mundo, a llorar, gemir y, lamentablemente, cortar sus venas de vez en cuando. El punk rock podría ser ingenioso y muy enérgico, pero está junto con el vandalismo. En este sentido EDM es una buena opción simplemente porque difunde buenas vibraciones.

La propagación de las drogas es un problema que preocupa a muchos padres y su justificado enojo. La sobredosis de drogas no es una parte integral de la cultura dance, pero su efecto secundario debe ser superado lo más pronto posible. Y, por cierto, el EDM fue el que desencadenó el inicio de la discusión de las drogas a escala internacional; el problema fue silenciado durante años, a pesar que las subculturas juveniles de las décadas anteriores consumían drogas tan malignas como la heroína en no pequeñas cantidades.

¿Hay que librar una guerra total contra las drogas y su prohibición? ¿Hay que educar a los adolescentes sobre el consumo de drogas? ¿Se deberá legalizar las drogas? Miles de personas que no pertenecen a la comunidad electrónica del dance hacen las drogas, pero esto no presionó a los gobiernos y la sociedad a la acción. Fue el uso de drogas recreativas por clubbers que trajeron el problema a la luz pública y podrían cambiar el status quo.

Nadie sabe cuán sostenible será el EDM y cuánto tiempo va a permanecer popular; incluso, sus proveedores más fieles comienzan a descartarlo. Calvin Harris reveló sus intenciones de dar la espalda a los boom que le ayudaron a establecer el récord de superioridad del Reino Unido, con sus 10 hits de un álbum de estudio y crear algo más underground.

Avicii admitió que el EDM "ha llegado a un punto en el que todo suena igual" y "pierde contacto con lo que realmente es la música". Cuando los incondicionales abdican al género que los hizo ricos y famosos, no significa que el género está condenado; bueno, depende. Hay un criterio fiable para evaluar lo bien que un género es: dejemos que sus fans juzguen en 20 años. La música que escuchamos cuando somos jóvenes da forma a nuestra personalidad, moldea nuestros valores y creencias.

El tiempo pasa, y en dos décadas reevaluaremos la banda sonora de nuestra juventud: crecemos regiamente avergonzados de ciertas pistas cuyas letras utilizamos para imprimir nuestras camisetas, mientras que todavía estamos orgullosos y nostálgicos de algunas otras melodías. ¿Los muchachos que lloran de alegría agitando pancartas en un concierto de Swedish House Mafia todavía estarán interesados en volver a escuchar sus éxitos en 25 años? O ¿considerarán como un error vergonzoso y tratarán de borrarlo de su memoria cuando maduren? El tiempo dirá.

A pesar de que a algunos no les gusta el EDM, las cosas a la final no están tan mal. No hay ninguna tragedia en los muchachos que escuchan EDM, sus padres están molestos con ellos y los adeptos de otros géneros musicales miran a estos chicos con desprecio y arrogancia. El impacto negativo de esta subcultura podría consistir principalmente en cuatro aspectos.

En primer lugar, los muchachos no deberían imponer sus gustos musicales sobre los demás (lo que significa que no revienten sus altavoces con Krewella cuando otros escuchan a Jeff Mills con sus auriculares). En segundo lugar, hay muchos DJs falsos que ordeñan este género por el dinero fácil. En tercer lugar, las personas deben delirar con seguridad, sobre todo si las drogas y el alcohol están involucrados. En cuarto lugar, los adolescentes deben crecer debidamente y descubrir el maravilloso mundo de la música en toda la variedad de géneros y sus estilos posibles. Y esto es cuando nosotros, conocedores por experiencia, debemos involucrarnos y educarlos a ellos. Tolerar el EDM como una parte inevitable del proceso de crecimiento y no culpar a los muchachos por ser muchachos.

Por: José Alvarado

tebeneitor@gmail.com

Artículos recomendados:

Comentarios

comentarios