Los ordenadores en la cabina vs. el virus de la polémica

El virus de la polémica estéril y la controversia vital vuelven a dominar las redes sociales mundiales. En esta ocasión, Kenny Summit, el propietario de “Cure And The Cause”, un pequeño bar/restaurante en Los Ángeles, es quien se apodera de las primeras planas, como consecuencia de una supuesta declaración en la que se prohibía el uso de ordenadores en los escenarios de su establecimiento nocturno.

https://www.facebook.com/1616014508618735/photos/pb.1616014508618735.-2207520000.1465762069./1780352035518314/?type=3&theater

Vía Facebook Oficial Cure and the Cause

Aunque esta medida no es nueva, lo que llama mucho la atención es la rapidez con la que se propagó la “inocente” declaración, así como también la cobertura brindada por medios especializados importantes, justo cuando Pioneer anuncia la línea TOUR1. En el problemático comunicado, se destacan las recomendaciones del autor de la polémica, por lo que habría que considerar si esto fue tomado como una nueva pirueta de mercadeo torpe de algún gurú publicitario, que se ha aprovechado para generar atención sobre la ya trillada querella.

Examinemos entonces, una vez más, la guerra contra los ordenadores, las alternativas brindadas por Summit y la lógica detrás de la polémica:

Para comenzar el juego, es primordial hablar abreviadamente sobre Kenny Summit, pues no es tan desconocido en la localidad, como se presume. Supuestamente ha hecho giras por los Estados Unidos como DJ, como se puede conocer en su propia página web. Posee un sello discográfico, curiosamente llamado Good For You Records”, y es un “veterano purista” de House, que ama lo clásico, y se enorgullece de haber sido amigo, nada más y nada menos que de la fallecida leyenda Frankie Knuckles.

Por lo tanto, y de acuerdo con su página web, Summit es un artista con algo de práctica en el medio que no tiene miedo de mostrar sus preferencias técnicas en las redes sociales.

Vía Facebook Oficial Kenny Summit

Vía Facebook Oficial Kenny Summit

Ahora bien, si seguimos el juego, notamos que la discusión inicia cuando Kenny declara que está molestomayormente con los DJs abridores”, que “no saben conectar sus equipos en el sistema Pioneer -del local de Kenny-” y que, en muchas ocasiones, “no se han tomando el tiempo para aprender cómo instalar sus equipos, sin interrumpir el flujo de la noche”, lo cual es inadmisible.

En una entrevista para Magnetic Magazine, él explica que un buen artista debe conocer todos instrumentos que pueden hallarse en la cabina y que no debe salir de su cuarto hasta que no esté listo para dar un buen show, por lo que recomienda el uso de Pioneer y Rekordbox, porque según él “es gratis”. Ciertamente, montarse en una escenario sin tener idea de lo que se está haciendo, es un ofensa para los presentes. Punto para el señor Summit.

Estudiando un poco las herramientas que dominan las cabinas del mundo, podemos encontrar la guerra entre dos gigantes de la tecnología. En un grupo tenemos a Pioneer, quienes -en teoría- quieren desterrar a los computadores; mientras que en el otro grupo vemos a Native Instruments, quienes se sirven de los ordenadores para amplificar los beneficios creativos de las herramientas de los artistas.

Vía Pioneer DJ

Vía Pioneer DJ

En el primer bando, se promueve una línea que incluye CDJs, (que ahora tienen pantallas y el perverso Sync), DJMs, TOUR1, “All In Ones Dj Systems” , Rekordbox y pronto el DJ TORAIZ (Sampler). Al otro lado, encontramos Traktor, Controladores Modulares (D2, F1 y X1), también “All In One Dj Systems” (S5 y S8) y una variedad de herramientas de producción profesional que marcan pauta en el mercado mundial como Maschine y Komplete. Dos puntos para la tecnología.

Los productos de la primera compañía son cada vez más informáticos y, si la evolución continúa, pronto podríamos ver a la casa japonesa creando laptops especiales para DJs. Aunque esa idea pueda parecer jocosamente imposible, basta con echar un ojo al nuevo TOUR1 y veremos que, básicamente, convierten los CDJs y DJMs en laptops mutantes con pantallas 13’’ de grado militar, es decir, robustas, gordas y poco versátiles para cualquier terreno, sin contar con el evidente hecho de que estos sistemas también cuentan con sus propios Sistemas Operativos. De hecho, estas nuevas y extrañas laptops (en forma de CDJs y DJMs) fueron creadas solo para festivales, o clubes de alto, rendimiento, no para particulares. Punto para las laptops.

Ambas marcas dominan un significativo porcentaje de mercado y sus ventajas son distintas, dependiendo del enfoque, sin embargo, el objetivo en cuanto al DJing sigue siendo esencialmente el similar: lograr transiciones armónicamente limpias, y que el artista tenga más facilidad para controlar las masas a través de su musicalización.

Irónicamente, en su afán por sacar las laptops de la tarima, Pioneer ha introducido sus propios ordenadores, solo que muchísimo más costosos y menos cómodas. Por si fuera poco, en los próximos días estaría apareciendo en el mercado un nuevo sampler que, en la práctica, es una computadora pequeña con mucha semejanza a los legendarios productos de AKAI, como el MPC Touch, o los novedosos productos de Roland y NI, Aira TR-8 y Maschine Mikro, respectivamente. Varios puntos para la tecnología.

Entonces, ¿Cuál es el propósito de prohibir los ordenadores si a todas luces son la base de la evolución de todas las compañías musicales? Pues, no existe razón lógica musical, sino publicitaria. Es importante señalar que fueron los medios de comunicación como Magnetic Magazine y Mixmag quienes sacaron de contexto el anuncio en pro de una disputa inútil, desde el punto de vista musical.

La maniobra cobra sentido si consideramos que nació por pura publicidad, pues aunque a veces se hable mal, lo importante es que se hable y, Summit, su bar/restaurante y Pioneer, han generado tráfico virtual local y global. Dos puntos para el Community Manager.

Esta es una guerra entre puristas rancios, las personas que siempre buscan experimentar con nuevas formas de entretener, o de crear arte y los gurúes de mercadeo, siempre ganan las empresas de tecnología y los licenciados en publicidad y mercadeo, pero no siempre es la escena.

¿Saben cómo se sentirían Seth Troxler y Richie Hawtin si se dieran cuenta que cayeron en este juego publicitario? Claro, considerando que todo fue una estrategia.

Por: José Cabello.

Comentarios

comentarios